Noticias

Castillo de Harlech: la fortaleza más formidable de Gales

Castillo de Harlech: la fortaleza más formidable de Gales

El castillo de Harlech es un castillo medieval ubicado en Harlech, en el condado galés de Gwynedd. El castillo fue construido durante el 13 th siglo por el rey inglés, Eduardo I, como parte de un "anillo de hierro" de castillos destinados a la subyugación de Gwynedd. Como estructura defensiva, el castillo de Harlech jugó un papel importante en la historia de la región en los siglos posteriores a su construcción. Por el 17 th siglo, sin embargo, el castillo de Harlech perdió su función militar y cayó en desuso. Sin embargo, recibió una nueva vida en los siglos posteriores, ya que comenzó a atraer turistas. En la actualidad, el castillo de Harlech es un destino turístico y está reconocido como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, como parte de los "Castillos y murallas del rey Eduardo en Gwynedd".

La trágica leyenda de la princesa Branwen

Harlech se encuentra en Gwynedd, en la parte noroeste de Gales. Se encuentra en la costa, al norte de Cardigan Bay, y se encuentra dentro del borde occidental del Parque Nacional Snowdonia. Aunque el castillo de Harlech fue construido durante el 13 th siglo, los lugareños asocian el sitio con la leyenda de Branwen, una princesa galesa. Esta leyenda galesa se encuentra en la segunda de las cuatro ramas del Mabinogi. Este es un conjunto de cuatro historias distintas pero interconectadas escritas originalmente en galés medio. Los cuentos se compilaron entre la segunda mitad de los 11 th siglo y principios del 13 th siglo. Esto las convierte en las primeras historias en prosa de la literatura británica.

Branwen, a la izquierda, es una de las figuras más trágicas de la mitología galesa, está asociada con el castillo de Harlech. Derecha; Las cuatro ramas del Mabinogion son una colección de mitología galesa medieval que incluye la historia de Branwen ferch Llŷr. (Biblioteca Nacional de Gales / CC0)

El personaje principal de la leyenda es Branwen ferch Llŷr (Branwen, hija de Llŷr). Branwen era la hermana de Bendigeidfran (Bran the Blessed), el rey gigante de Gran Bretaña, y fue entregada en matrimonio a Matholwch, el rey de Irlanda. En el banquete de bodas, sin embargo, Efinisien, el medio hermano de Branwen, mutila los caballos entregados a Matholwch como dote, ya que estaba furioso porque no se le consultó sobre el matrimonio de Branwen. Esto enfurece a Matholwch, pero Bendigeidfran es capaz de calmarlo presentándole más regalos. Después de la boda, Matholwch y Branwen regresan a Irlanda, y este último da a luz a un hijo. Sin embargo, la mutilación de los caballos por Efinisien no había sido olvidada, y se instó al rey a vengar este insulto.

Como resultado, Matholwch destierra a su esposa a su cocina, donde se ve obligada a trabajar como sirvienta. Branwen sufre más humillaciones al ser abofeteado por el carnicero todos los días. La princesa logra contarle a su hermano el terrible trato que estaba recibiendo enviándole un pájaro. En consecuencia, Bendigeidfran reunió a su ejército y atacó Irlanda. Los irlandeses fueron derrotados y Matholwch intenta hacer las paces ofreciendo el trono a su hijo, Gwern. De hecho, estaba conspirando para matar a los británicos en la fiesta de la coronación. El complot, sin embargo, fue descubierto por Efinisien, quien lo frustra arrojando a Gwern al fuego, lo que hace que los irlandeses y los británicos luchen una vez más. Al final, solo sobrevivieron siete galeses, y Branwen regresa a Gales con ellos. El corazón de la princesa se rompió al pensar que dos reinos fueron destruidos por su cuenta, y ella muere poco después.

Edward, el rey vengativo

Aunque Harlech está asociado con la leyenda de Branwen, no hay evidencia de que hubiera un castillo en el sitio antes del 13 th siglo. En 1272, el rey inglés Enrique III murió y fue sucedido por su hijo Eduardo I. En el momento de la ascensión de Edward, gran parte de Gales estaba bajo el gobierno de Llywelyn ap Gruffudd, el Príncipe de Gales. Edward, sin embargo, estaba decidido a reducir el poder de Llywelyn. Edward utilizó la persistente evasión del príncipe de su deber de rendir homenaje al rey inglés como una excusa conveniente para llevar a cabo una campaña militar contra Gales. Así, en 1277, Edward invadió Gales, derrotó a los galeses y obligó a Llywelyn a firmar el Tratado de Aberconwy. Aunque al líder galés se le permitió conservar su título de "Príncipe de Gales", perdió mucho territorio y se quedó solo con la parte occidental de Gwynedd.

Edward I estaba decidido a reducir el poder de Llywelyn ap Gruffudd e invadió Gales en 1277.

En 1282, los galeses, que no estaban satisfechos con el dominio inglés, se rebelaron. Inicialmente, solo hubo brotes esporádicos de resistencia. Pronto, sin embargo, se convirtió en un levantamiento unido, y Llewelyn finalmente se convirtió en el líder de la rebelión. Bajo el liderazgo de Llewelyn, se capturaron importantes castillos y el ejército inglés fue derrotado. En respuesta, Edward reunió a su ejército e invadió Gales nuevamente. Los galeses utilizaron tácticas de guerrilla contra el ejército inglés mucho más grande y tuvieron cierto éxito. En la batalla del puente Irfon, sin embargo, Llewelyn fue asesinado. Este fue un duro golpe para los galeses, pero continuaron su resistencia bajo Dafydd, el hermano de Llywelyn. La resistencia se derrumbó en 1283, cuando Dafydd fue capturado, juzgado y ejecutado.

Maestro arquitecto del castillo de Harlech

El castillo de Harlech se construyó en el momento de la segunda campaña galesa de Edward. La construcción del castillo comenzó en 1283 y se completó en 1290. Se suponía que formaría parte de un "anillo de hierro" de castillos que rodeaba la franja costera de Snowdonia. Este "anillo de hierro" incluía el castillo de Conwy y el castillo de Caernarfon, y todo el proyecto fue puesto en manos de James of Saint George, un maestro arquitecto de Saboya. Al igual que los castillos de Conwy y Caernarfon, el castillo de Harlech fue diseñado para tener acceso al mar de Irlanda. Esto estaba destinado a garantizar que los defensores del castillo pudieran obtener suministros y refuerzos en caso de un asalto terrestre. Sin embargo, a diferencia de los otros dos castillos, el Castillo de Harlech está situado en un lugar de poca importancia estratégica. Se ha sugerido que Edward construyó deliberadamente este formidable castillo en un lugar tan remoto como una demostración de su poder a los galeses.

El castillo de Harlech fue construido para ser una poderosa fortaleza, y el genio de su arquitecto se reflejó en su diseño. Para empezar, James eligió el borde de un acantilado prominente como sitio para construir el castillo. Esto significaba que cualquier posible atacante se vería obligado a acercarse al castillo desde el este. Como ya se mencionó, el castillo tiene acceso directo al mar de Irlanda, al que se accede a través de una escalera fortificada y vallada. El castillo de Harlech es un castillo concéntrico, lo que significa que se basó en muros cortina, en lugar de un torreón, como su principal sistema de defensa. Por lo tanto, el castillo de Harlech tiene dos anillos de muros, cada uno reforzado por torres.

La puerta de entrada del castillo de Harlech. ( hipproductions / Adobe Stock)

En el lado este del castillo hay una enorme puerta de entrada, que habría servido para intimidar a cualquier posible atacante. La puerta de entrada no era simplemente una estructura defensiva, sino también el alojamiento privado principal del castillo. El primer piso de la puerta de entrada habría servido como residencia personal del alguacil o gobernador del castillo, mientras que el piso superior se habría reservado para los dignatarios visitantes. Cabe añadir que este era también el caso de las torres de las esquinas, es decir, que no solo se utilizaban con fines defensivos, sino que también proporcionaban alojamiento a los residentes del castillo.

Aunque el castillo de Harlech está defendido por enormes muros cortina, su sala interior se considera algo más pequeña de lo que uno podría imaginar. Sin embargo, contiene todas las comodidades que los habitantes del castillo puedan necesitar. Estos incluyen una cocina y un gran salón contra su muro occidental, una capilla y una panadería contra su muro norte, y un granero y otro salón contra su muro sur. Curiosamente, se cree que esta sala, que se conoce como Ystumgwern Hall, perteneció originalmente a Llywelyn. Estaba ubicado al sur de Harlech y, tras la derrota del príncipe galés, fue desmantelado, llevado al castillo y vuelto a montar allí. Parece que Edward hizo algo similar en Conwy.

Las paredes interiores del castillo de Harlech. ( Fulcanelli / Adobe Stock)

Tiempos turbulentos para el castillo de Harlech

El castillo de Harlech vio mucha acción en los siglos siguientes. En 1294, poco después de que se completara el castillo, los galeses se rebelaron una vez más. Esta vez, fueron dirigidos por Madog ap Llywelyn, uno de los parientes lejanos de Llywelyn. El castillo de Harlech estaba en las profundidades del territorio controlado por los galeses. Sin embargo, sus defensores pudieron conservar el castillo durante la rebelión, que duró hasta 1295. Una de las principales razones de esto fue el acceso del castillo al mar de Irlanda. En 1404, los galeses se rebelaron una vez más. Esta vez, el castillo de Harlech, que estaba defendido por una guarnición pequeña y mal equipada, cayó ante los galeses después de un largo asedio. El líder galés, Owain Glyndŵr, fue proclamado Príncipe de Gales e hizo del castillo su residencia principal y base militar. Además, se cree que Owain celebró un parlamento en el castillo de Harlech en 1405.

  • La fascinante historia de los castillos medievales: del surgimiento a la obsolescencia
  • La trágica historia de la diosa galesa Branwen y su muerte por el corazón roto
  • ¡Edward I era un rey fuerte y formidable cuya presencia una vez hizo que un hombre muriera de miedo!

En 1408, el castillo de Harlech fue asediado por Enrique de Monmouth, el futuro Enrique V y su comandante, Edmund Mortimer. Los ingleses trajeron artillería con ellos, y se cree que las partes sur y este de las murallas exteriores fueron destruidas durante este asedio. Sin embargo, los defensores galeses continuaron resistiendo, y solo se rindieron a los ingleses en febrero de 1409, debido a la falta de suministros y al agotamiento. Pero, no pasó mucho tiempo antes de que el castillo de Harlech entrara en acción una vez más. Las Guerras de las Rosas estallaron entre la Casa de Lancaster y la Casa de York en 1455. Cinco años más tarde, Margarita de Anjou, la esposa del rey inglés Enrique VI, buscó refugio en el Castillo de Harlech, convirtiéndolo así en un castillo de Lancaster. fortaleza. A medida que avanzaba la guerra civil, los castillos de los Lancaster cayeron en manos de los yorkistas uno por uno. Al final, el castillo de Harlech fue la última fortaleza principal que controlaron los habitantes de Lancaster. El castillo había estado sitiado desde 1461, pero sus defensores pudieron sobrevivir gracias nuevamente a su acceso al mar de Irlanda.

En 1468, Eduardo IV ordenó a William Herbert que capturara el castillo de Harlech. Después de un asedio de un mes, los defensores del castillo se rindieron a los yorkistas. Se ha sugerido que el coraje de los defensores del castillo durante este asedio inspiró la canción Men of Harlech. Alternativamente, se ha especulado que la canción está realmente asociada con los galeses que defendieron el castillo de Harlech contra los ingleses en 1408. En cualquier caso, después del asedio de 1468, el castillo de Harlech fue abandonado. Registros de los 16 th siglo muestran que el equipamiento defensivo y doméstico del castillo había sido eliminado. Los interiores de las torres estaban en ruinas, mientras que la capilla y el salón se quedaron sin techo. Además, el castillo de Harlech fue reutilizado como prisión para deudores.

El castillo de Harlech ha sido testigo de una violenta historia de guerras y rebeliones.

El castillo de Harlech recuperó su función defensiva durante el siglo XVII. th, cuando estalló la Guerra Civil inglesa entre realistas y parlamentarios. Un ejército real tomó posesión del castillo de Harlech y su comandante, William Owen, hizo que se reparara el castillo. El castillo de Harlech fue asediado nuevamente en junio de 1646, cuatro años después de que comenzara la guerra. En ese momento, era el último castillo del continente en manos de los realistas. El asedio duró hasta marzo de 1647, cuando su guarnición de 44 hombres se rindió a los parlamentarios bajo Thomas Mytton. Tras su captura, el Parlamento ordenó la demolición del castillo de Harlech para evitar que los realistas lo utilizaran en el futuro. Afortunadamente, la orden se cumplió solo parcialmente y, por lo tanto, se salvó gran parte de la estructura.

Castillo de Harlech, Gwynedd, Gales ( valeryegorov / Adobe Stock)

Tiempo de paz en el castillo de Harlech

El asedio de 1646 fue la última vez que el castillo de Harlech entró en acción. En los siglos siguientes, el castillo fue nuevamente abandonado. El 19 th siglo vio la transformación del castillo de Harlech en un destino turístico. La violenta historia del castillo parece haberse desvanecido. En lugar de ejércitos, el sitio ahora fue visitado por artistas, que se sintieron atraídos por el paisaje natural escénico. La popularidad del castillo de Harlech entre los artistas de ese período es evidente por las muchas pinturas, dibujos y grabados que se hicieron del castillo y sus alrededores. El castillo de Harlech ha mantenido su papel como destino turístico hasta el día de hoy. El castillo de Harlech ha sido restaurado durante el 20 th siglo, aunque estas obras fueron mínimas para preservar el estado prístino del castillo.

El castillo de Harlech se convirtió en un destino popular para los artistas del siglo XIX, atraídos por su belleza y el paisaje circundante. Acuarela del castillo de Harlech de Copley Fielding (1855).

Hoy, además de ser un destino turístico, el Castillo de Harlech es también un importante patrimonio cultural. Aunque partes del castillo de Harlech han sido destruidas por el paso del tiempo y por manos humanas, todavía se considera uno de los castillos mejor conservados de Gales. El reconocimiento internacional por la importancia del sitio se produjo en 1986, cuando el castillo fue inscrito como Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, como parte de los "Castillos y murallas del rey Eduardo en Gwynedd". Además del castillo de Harlech, el grupo incluye otros tres castillos galeses: los castillos de Beaumaris, Conwy y Caernarfon.


Castillo de Caernarfon

Castillo de Caernarfon (Galés: Castell Caernarfon Pronunciación de galés: [kastɛɬ kaɨrˈnarvɔn]) - a menudo anglicanizado como Castillo de Carnarvon o Castillo de Caernarvon [1] - es una fortaleza medieval en Caernarfon, Gwynedd, noroeste de Gales, atendida por Cadw, el servicio medioambiental histórico del Gobierno de Gales. Fue un castillo de motte-and-bailey desde finales del siglo XI hasta 1283 cuando el rey Eduardo I de Inglaterra comenzó a reemplazarlo con la estructura de piedra actual. La ciudad y el castillo eduardianos actuaron como el centro administrativo del norte de Gales y, como resultado, las defensas se construyeron a gran escala. Hubo un vínculo deliberado con el pasado romano de Caernarfon, [ cita necesaria ] y el fuerte romano de Segontium está cerca.

Mientras se construía el castillo, se construyeron murallas alrededor de Caernarfon. El trabajo costó entre £ 20,000 y £ 25,000 desde el principio hasta que el trabajo terminó en 1330. Aunque el castillo parece casi completo desde el exterior, los edificios interiores ya no sobreviven y muchos de los planos de construcción nunca se terminaron. La ciudad y el castillo fueron saqueados en 1294 cuando Madog ap Llywelyn encabezó una rebelión contra los ingleses. Caernarfon fue recapturado al año siguiente. Durante el levantamiento de Glyndŵr de 1400-1415, el castillo fue sitiado. Cuando la dinastía Tudor ascendió al trono inglés en 1485, las tensiones entre galeses e ingleses comenzaron a disminuir y los castillos se consideraron menos importantes. Como resultado, se permitió que el castillo de Caernarfon cayera en mal estado. A pesar de su estado ruinoso, durante la Guerra Civil inglesa, el castillo de Caernarfon estuvo en manos de los realistas y fue asediado tres veces por las fuerzas parlamentarias. Esta fue la última vez que el castillo se utilizó en la guerra. El castillo estuvo descuidado hasta el siglo XIX cuando el estado financió las reparaciones. El castillo fue utilizado para la investidura del Príncipe de Gales en 1911 y nuevamente en 1969. Es parte del Patrimonio de la Humanidad "Castillos y murallas del rey Eduardo en Gwynedd". [2]


Lo mejor de los castillos ingleses, en un hermoso libro

¿Sueñas con descubrir los secretos de los castillos ingleses?

¿Quieres poseer una hermosa pieza de la historia inglesa?

Mi libro, Explorando castillos ingleses, está lleno de historias y más de 200 fotos espectaculares.

Es un libro magnífico para cualquier persona interesada en los castillos ingleses.


Castillo de Raglan, Gales del Sur

El castillo de Raglan fue uno de los últimos castillos medievales que se construyeron en Inglaterra y Gales, todavía formidable, aunque diseñado teniendo en cuenta la comodidad y el lujo. Suba a la Gran Torre en su isla con foso y explore el sótano recientemente restaurado debajo del castillo, que solía albergar algunos de los mejores vinos de Europa y se servían en la mesa alta para impresionar a los invitados.

De acuerdo con la reputación de entretenimiento de Raglan, el castillo acoge regularmente eventos que incluyen poesía, obras de teatro, cantos y bailes.

Castillo de Raglan, Gales del Sur

© Hawlfraint y Goron / Crown Copyright


Los castillos más increíbles de Gales

Castell Coch, una fantasía de la época victoriana que se ve fácilmente desde la cercana autopista M4, se asienta sobre los antiguos bosques de hayas de Fforest Fawr como una visión peculiarmente psicodélica. Fue construido alrededor de los restos de un castillo del siglo XIII por William Burges, un arquitecto ambicioso e imaginativo, bajo la dirección del inimaginablemente rico 3er Marqués de Bute. Burges agregó los techos cónicos del castillo, la galería de combate de madera y el salón de banquetes lujosamente decorado, que todavía se puede visitar hoy.

Dirección: Castell Coch, Cardiff CF15 7JS
Sitio web: cadw.gov.wales

En un espectacular risco con vistas a la bahía de Ceredigion, con los picos de Snowdonia orgullosamente detrás de él, Harlech fue brevemente la sede impresionante del gobierno galés a principios del siglo XV. Luego llegó Enrique de Monmouth, el futuro Enrique V, que anuló los grandes planes del héroe popular Owain Glyndwr. Los lancasterianos y los yorkistas también lucharon aquí medio siglo después, y un himno sobre ese asedio, Men Of Harlech, se convirtió en un himno galés. El castillo sigue siendo un testamento magníficamente conservado del pasado de la nación, y hoy en día se puede ingresar a sus paredes por una nueva pasarela flotante.

Dirección: Castillo de Harlech, Harlech LL46 2YH
Sitio web: cadw.gov.wales

Hay una grandeza gótica del siglo XIX, luego está el castillo de Gwrych (pronunciado Goo-ri-ch: esa última "ch" se debe enrollar con rudeza alrededor del paladar). Fue construido por el Gran Sheriff de Denbighshire como un monumento a sus antepasados, y sus almenas se alzan magníficamente sobre la ciudad de Abergele, mientras que sus jardines de 250 acres ofrecen impresionantes vistas del salvaje Mar de Irlanda. El historiador de arquitectura local Mark Baker lo salvó de la ruina en los últimos años, pues se enamoró de él cuando era niño Soy una celebridad 2020, y la tarifa ayudará con las renovaciones continuas).

Dirección: Castillo de Gwrych, Abergele LL22 8EU
Sitio web: gwrychcastle.co.uk

El segundo castillo más grande del Reino Unido después de Windsor, Caerphilly ocupa 30 acres en los bordes de una ciudad relativamente pequeña de South Walian. Su posición es aparentemente humilde, se encuentra en un chapuzón en una llanura, pero una vez que cruce el primer foso hacia su puerta de entrada exterior, verá la ambición detrás de su construcción. Busque su torre inclinada, donde se rumoreaba que Cromwell escondió la pólvora durante la Guerra Civil, y la extensión de los lagos construidos artificialmente que la defienden.

Dirección: Castillo de Caerphilly, Castle Street, Caerphilly CF83 1JD
Sitio web: cadw.gov.wales

Con 21 torres y un circuito de murallas que se extiende a lo largo de tres cuartos de milla, la fortaleza medieval que aún encierra la ciudad de Conwy es una de las más impresionantes de Europa. El castillo se asienta con orgullo en su corazón, sus grandes escaleras de caracol que permiten un giro completo alrededor de las almenas, y sus apartamentos reales medievales (donde Ricardo II vivió brevemente antes de su caída a manos de Enrique IV) también se han conservado cuidadosamente.

Dirección: Castillo de Conwy, Rose Hill Street, Conwy LL32 8AY
Sitio web: cadw.gov.wales

Esta belleza de arenisca roja se encuentra en lo profundo de la ondulada campiña de Monmouthshire, reconstruida en un sitio normando que protegía la ruta a través de la frontera de Hereford a Gales. Su puerta de entrada de cuatro pisos y sus torres murales lo convierten en el más imponente de los impresionantes Tres Castillos de la zona, los otros son Grosmont, en el corazón de un pintoresco pueblo de Borders, y Skenfrith, que se encuentra en un bonito lugar de caja de chocolate junto al río Monnow. (Se recomienda encarecidamente la caminata por el bosque de 19 millas entre ellos).

Dirección:
Sitio web: cadw.gov.wales

Suspendido sobre el asombroso desfiladero de Teifi (navegue en kayak por el río y acérquese sigilosamente), el castillo de Cilgerran de 800 años de antigüedad se encuentra en uno de los paisajes más hermosos del oeste de Gales. Un castillo más pequeño fue construido originalmente aquí para Nest, la hija del gobernante de Walian del Sur del siglo XI Rhys ap Tewdwr (fue amada por muchos hombres poderosos, incluido Enrique I). Las torres de tambores y el patio exterior de hoy llegaron dos siglos más tarde, construidos con piedra local. Un enorme Caballero de Mimbre se encuentra fuera de las almenas, un formidable gigante de terror popular para enfriar los huesos.

Dirección: Castillo de Cilgerran, Chaqueta de punto SA43 2SF
Sitio web: nationaltrust.org.uk

Muchos castillos galeses fueron construidos por ingleses (o normandos), pero no éste. A dos millas de la ciudad fronteriza de Welshpool se encuentra el sorprendentemente rojo Castillo Powis, construido por el príncipe galés Gruffydd ap Gwenwynwyn a mediados del siglo XIII. Los desarrollos posteriores en el sitio tuvieron un sabor más internacional. Los estilos italiano y francés influyeron en sus famosos jardines barrocos en terrazas, todavía llenos de estatuas, setos de tejo y topiarios extravagantes en la actualidad. Su dormitorio de estado también tiene una balaustrada inspirada en el palacio de Luis XIV en Versalles.


CASTILLO DE HARLECH

HARLECH CASTLE, según los historiadores galeses, deriva su origen de
Maelgwyn Gwynedd, príncipe de Gales del Norte, que floreció al comienzo de
el siglo VI. El actual castillo parece haber sido reconstruido por Edward L, en el
cimientos de la fortaleza original, partes de las cuales aún se pueden observar en la mampostería
de la última época, tan conocida como el “reinado de la construcción de castillos” en Inglaterra. En el reinado
de Enrique IV el castillo fue tomado por Owen Glendower, pero fue retomado cuatro años después
y, después de la batalla de Northampton, en 1460, proporcionó refugio temporal a Margaret de
Anjeo.

En 1468, el castillo de Harlech fue capturado, después de un breve asedio, por el conde
de Pembroke, de quien Sir John Wynne, en su historia de la familia Gwydir, cita
algunas líneas cámbricas que expresan los estragos cometidos por él en las comarcas de
Merioneth y Denbigh en ese infeliz período. El último de los muchos tempestuosos
Las escenas con las que se ha visitado esta fortaleza ocurrieron en 1647, cuando William Owen,
con una guarnición de sólo veinte hombres, se la rindió a las fuerzas de Cromwell bajo el mando del general
Mytton, pero esto no se logró hasta que todos los demás castillos de Gales abandonaron el
causa real.

Este castillo es un fuerte edificio cuadrado, con una torre redonda en cada ángulo, y
uno de los mismos formularios a cada lado de la puerta de enlace. Además de estos, hay otros cuatro
torretas, más pequeñas y más altas, que se elevan por encima de las torres en los ángulos, y están en un más
Estado ruinoso. La entrada está bajo un arco apuntado, que anteriormente contenía seis
Puertas de enorme fuerza y ​​construcción. Aunque los techos, puertas y ventanas
de esta interesante fortaleza han desaparecido hace mucho tiempo, todavía presenta en la distancia un

aire de preservación incluso habitable. Hay restos de escaleras de piedra en cada
torre, y en el área uno de estos, que conduce a la cima de las almenas, todavía está entero.
En todas las habitaciones se ven chimeneas, con arcos apuntados, así como huecos de ventanas,
que en los apartamentos estatales son tres seguidos, y de amplias dimensiones mientras
los de las habitaciones más pequeñas se contraen gradualmente hacia afuera hasta que terminan en una "hendidura" o
escapatoria, como en la mayoría de estos castillos de este estilo y época.

La vista del castillo de Harlech se encuentra entre las mejores de este pintoresco e interesante
país la situación es dominante, y el efecto de estas venerables torres y
las almenas, como estallaron por primera vez en el ojo del viajero, es sorprendentemente firme e impresionante.
Su imaginación se apresura a volver a los días de otras épocas: las sombras de los arpistas nativos y
héroes nativos revolotean ante sus ojos la historia y el romance dividen el imperio de su mente
y por un tiempo descansa con mudo pero intenso interés en estos hitos almenada de
Historia cámbrica.

La roca sobre la que está construida la fortaleza se eleva desde Gamlas, - un pantano llano,
parecido al agua en la distancia, casi una milla de ancho, y que es probable que fuera
una vez cubierto por el mar. En el lado que da a este pantano, la roca es escarpada,
y empinado en cada extremo. Delante está a la altura de la ciudad de Harlech, desde donde
está separado sólo por una profunda trinchera o foso, y dominado por un grupo de magníficas
montañas en la parte trasera, desde las cuales la vista es sublime. Toda la plataforma de la roca es
ocupada por el castillo, excepto un cinturón estrecho de unos cuatro o cinco pies de ancho, formando
un hermoso camino verde, que serpentea alrededor de las paredes exteriores, bordeando el borde mismo de la
precipicio.

La ciudad de Harlech es un antiguo burgo libre, y originalmente uno de los principales
lugares en el condado de Merioneth. Ahora se reduce a la condición de secundaria.
pueblo, tiene una corporación gobernada por un alcalde, es uno de los lugares de votación para el
miembros del condado, y se anima durante el año por varias ferias periódicas y semanales
mercados.

Varios objetos de la antigüedad se han descubierto de vez en cuando en el
barrio de Harlech. En 1692, se desenterró una antigua torsión de oro en un jardín cerca de
el castillo. Tiene la forma de una barra envuelta, o varias varillas trenzadas juntas, aproximadamente
cuatro pies de largo, flexible, doblado en forma de banda de sombrero, ni afilado ni torcido, pero
liso, de corte uniforme, una pulgada de circunferencia y un peso de aproximadamente ocho onzas. Esta
reliquia interesante es un telar heredero de la familia Mostyn. Varias monedas del Imperio Romano
También se han encontrado en y cerca de esta ciudad, lo que constituye una prueba indiscutible de su
gran antigüedad. La distancia de Harlech a Londres es de doscientos veintinueve
millas.


Cómo encontrar la ubicación de la fotografía del castillo de Harlech

La forma más fácil de dar indicaciones sería comenzar desde el propio castillo de Harlech.

Una vez que haya salido del castillo, desde el aparcamiento principal, diríjase por Twtil Road hasta llegar a la calle principal principal llamada Stryd Fawr.

Gire a la derecha y atraviese el pueblo. Pasará Paraphernalia Trugareddau a su derecha y el famoso Llew Glas Interiors and café a su izquierda.

Llew Glas, Harlech

Continúe por esta carretera hasta llegar a la curva que conduce a Fford Isaf Road.

Puede tomar la "ruta larga" que lo lleva por la iglesia de St Tanwg o tomar un atajo bajando las escaleras hacia una pequeña urbanización.

Verá otro conjunto de escalones justo frente a usted que lo llevará de regreso a Fford Isaf.

¡Los escalones te llevan por esta linda hilera de casas de piedra!

Gire a la derecha desde los escalones y siga por Fford Isaf Road hasta que el sendero se desvíe en el promontorio. Verá una señal para peatones que apunta hacia el camino costero.

Si caminas por esta loma cubierta de hierba, verás un pequeño monumento con un mapa de mirador que te dice todo lo que puedes ver desde aquí.

Camine un poco más y verá la mejor vista del castillo de Harlech, que se eleva en la distancia.

¡El mirador del castillo de Harlech en Ffordd Isaf!

Castillo de Caernarfon & # 8211 La poderosa fortaleza medieval

Considerado el más impresionante de todos los castillos de Eduardo I, el castillo de Caernarfon fue construido para impresionar y ser temible como parte de su círculo de castillos de hierro para sofocar la rebelión galesa. Había continuado mi viaje por carretera alrededor de & # 8216iron ring, y desde el castillo de Harlech, que es tan impresionante en sí mismo, no puedes escapar del asombro al acercarte a este gigantesco edificio que consume el pueblo de pescadores al lado.

Caernarfon siempre ha sido un lugar para la fortificación desde las Conquistas Normandas después de 1066. Los normandos hicieron todo lo posible por controlar Gales, pero nunca consiguieron lo que querían. Un castillo normando se situó en este lugar. Un tipo de Motte y Bailey. En el siglo XII, los rebeldes y príncipes galeses lo recuperaron. Luego, llegó Eduardo I. Después de derrotar a los galeses en 1282, se dedicó a construir los grandes castillos a un gran costo. Caernarfon iba a ser el gran comandante, la capital de su norte de Gales. Se dice que solo este castillo le costó aproximadamente 22.000 libras esterlinas. Una gran suma si se piensa, esto fue en el siglo XIII. Solo este castillo del lote tenía más de un año de impuestos del país.

En este viaje por carretera al castillo de Gales, había adquirido un sentido del estilo de Eduardo I. Torres redondas, etc., basadas en el diseño de un castillo francés que había visto. Sin embargo, Caernarfon era diferente. Grandes torres octogonales, un área enorme en su interior, piedras de colores y una forma como un reloj de arena (o figura de 8 si lo desea).

El diseño se ha atribuido a algunas razones de pensamiento. El pensamiento más común es amplificar la grandeza que sentía que se necesitaba. ¿Románico? Constantinopla? Este iba a ser un lugar digno de un rey.

Aparte del levantamiento ocasional de Gales y de ser utilizado por los realistas en la guerra civil, el castillo y las murallas son notablemente todavía bastante grandes, más o menos un poco de renovación durante los últimos cien y tantos años. Los Tudor, que eran de origen galés, los dejaron en decadencia a medida que los castillos se volvían menos necesarios. Se pueden ver los cimientos de los edificios interiores y todavía se puede subir a la Torre del Águila para obtener la vista superior del castillo, la ciudad y el estrecho de Menai. De hecho, un paseo a lo largo de las paredes ofrece una vista estupenda en cualquier dirección.

Otra parte de la historia que se hizo aquí fue la forma en que funcionó el título & # 8216Prince of Wales & # 8217. Se dice que el hijo mayor de Eduardo I (Eduardo II) nació en el castillo. Fue así el primero en recibir el título de Príncipe de Gales. Edward I había dicho de antemano como una promesa a los galeses que les daría un príncipe que no hablaba inglés. ¿Eso es solo una leyenda? ¿O Edward estaba haciendo una broma tímida ya que la mayoría de los nobles hablaban francés de todos modos en ese momento? Cada hijo mayor de un monarca desde entonces ha recibido el título. 1911 fue la primera vez que tuvo lugar allí la ceremonia de investidura con el Príncipe Eduardo (más tarde Eduardo VIII). La ceremonia del actual titular, el príncipe Carlos, tuvo lugar aquí en 1969.

El castillo de Caernarfon es un lugar que para explorar a fondo es necesario dejar tiempo. Las torres por explorar, junto con las vistas. Los terrenos, cimientos y muros para caminar y aprender. Hay mucho que ver dentro de las torres y los restos también. Muestras y renovaciones que muestran gran parte de cómo se vería la vida en el tiempo, desde los grandes dormitorios hasta la ropa de la época.

Cadw cuida el castillo y hace un trabajo maravilloso cuidando con buen gusto el patrimonio y la historia de Gales.


Castillo de Harlech: la fortaleza más formidable de Gales - Historia

Un flashback en la historia del castillo de Harlech produjo información fascinante sobre un héroe galés venerado: Owain Glyndwr (Owen Glendower)

A través de Magic Carpet Journals. Historia y fotos de M. Maxine George

Owain Glyndwr y el castillo de Harlech & # 8211 El orgullo de Gales

¿Quién era Owain Glyndwr? Mientras viajaba por Gales seguía escuchando el nombre & # 8220Owain Glyndwr. & # 8221

Nuestra primera parada, al llegar a Gales, había sido una noche en el Royal Oak Hotel en Welshpool, cerca de la frontera entre Gales e Inglaterra. Allí escuché una historia sobre Owain Glyndwr atacando la ciudad, siguiendo el rastro del tren de equipajes del príncipe Enrique, hijo del rey Enrique IV. Este fue el comienzo de los fragmentos de información que comencé a escuchar sobre este hombre en todo Gales.

Royal Oak Hotel, Gales

In Llangollen, we were told that Owain Glyndwr’s hereditary home, Sycharth was nearby. That was where a revolt started in 1400.

We were shown a set of mounting steps in the forecourt of Skirrid Inn, in Abergavenny, Monmouthshire. Legend has it that Owain Glyndwr rallied his troops for the march on Pontrilas from those steps.

Skirrid Inn, Wales

Mounting steps at the Skirrid Inn, Wales

In Conwy Castle, I heard about the Tudur brothers of Anglesey. They were cousins and supporters of Glyndwr. They captured the supposedly impregnable fortress on April 1, 1401. It didn’t seem possible that they could have held Conwy Castle for three months!

History tells us that Glyndwr and his followers invaded Caernarfon Castle and hoisted the flag of King Arthur’s father Uther Pendragon. Three hundred men were lost in that battle in November 1401.

Castillo de Caernarfon

At Harlech Castle I finally learned the real story of this hero of the Welsh people, for it was there that his star had shone the brightest.

Harlech Castle

Harlech Castle appears to be at one with the rock bluff it sits majestically atop. Its serene appearance conceals a turbulent past. The site was chosen, not just for the magnificent scenery, with the mountains of Snowdonia surrounding it to the east, but because the rock bluff was exceptionally defensible and quite awe-inspiring. From a steep cliff face, Harlech Castle looks out onto Tremadog Bay to the west, making access to the castle extremely difficult from the sea. It is believed access to the sea was once by a defended stairway plunging 200 ft. down the rock face to the water gate at the foot of the castle rock, near where the harbour was at that time. Anyone coming this way would have been under the watchful eye of those guarding the tower. The only other means of access was via the twin-towered gatehouse with two massive barred gates, arrow loops, and three portcullis gates, the spiked gates that could be dropped down to impale or imprison unwelcome intruders, or give others time to be identified before being allowed entry. The bay has receded considerably since construction of the castle, which was one of the formidable fortresses, built by King Edward I, seven hundred years ago, to inspire fear in the hearts of all Welshmen. For about a hundred years, it did just that, while deep-seated rebellion against the English king simmered amongst the Welsh population.

Outside entrance to the Twin-towered Gatehouse at Harlech Castle, once accessed via a drawbridge, now a wooden staircase is sufficient

Approximately one-hundred years later the restless population fell in behind a charismatic but surprising leader, Owain Glyndwr. Glyndwr was a descendent of two of the great princely houses of Wales, the Powys princes through his father, and his mother was a granddaughter of Llewelyn ap Gruffydd. The family was part of the Anglo-Welsh culture who lived in the marsh country near the border between Wales and England. They were landed Welsh gentry. His father died while Owain was a young lad. He was then raised by David Hanmer, a lawyer who became justice of the King’s Bench. Hanmer made it possible for Owain to go to London as a young man, where he studied law, along with Hanmer’s sons. He later spent time in the service of King Richard II.

Outside north-east tower of Harlech Castle

Glyndwr came home to Wales and married Margaret, the daughter of David Hanmer. He began to manage his hereditary family estates, Glyndyfrdwy and Sycharth, in north-east Wales, near the border. In 1399 the English King Richard II was captured and deposed by Henry Bolingbroke, who became King Henry IV. Shortly after, a land dispute with a neighbour, Reginald de Grey, who happened to be a strong supporter of the new king, incited Glyndwr’s ire. When the British court ruled in the neighbour’s favour, Owain Glyndwr began his revolt and others were quick to follow his lead. Soon after his followers proclaimed him to be the rightful ‘Prince of Wales.’ His followers included, along with others, his brothers-in-law, Gruffudd and Philip Hanmer, and his Tudur cousins, Rhys and Gwilym. They marched on Ruthin and neighbouring English settlements, burning and pillaging. His star rose rapidly.

A Comet that appeared in 1402 was believed to be a sign that Owain Glyndwr possessed near magical powers and would produce great things for Wales. The legions of his supporters grew.

The taking of Conwy Castle had rekindled the spirit of rebellion, Glyndwr and his mighty Welshmen quickly rallied other Welsh nobles to his cause. Knowledgeable about the hills and mountains of Wales, they developed guerilla tactics that served them well so that by the end of 1403 Owain Glyndwr controlled much of Wales.

The remains of a fireplace in the former Great Hall at Harlech Castle. Little survives of the range of buildings located along the northern side of the courtyard. The ruins of the chapel walls are the most prominent feature there.

In 1404 Glyndwr and his followers captured the English strongholds of Aberystwyth and Harlech. Harlech Castle became the residence of Owain Glyndwr, his family and followers. He began to govern Wales. He held court and parliaments at Harlech at one, he was formally crowned as Prince of Wales, before envoys from Scotland, France and Spain. The seal of Owain Glyndwr proclaimed him to be Prince of Wales. He used the seal on letters written to the King of France, at least one of which exists today in France. He concluded a treaty with France’s King Charles, which secured valuable French military support. Unfortunately this alliance supported differing motives for each leader. The French saw this as a means of conquering England, but Owain was only interested in ruling Wales, without English interference. He had great ideas for an independent Welsh state a separate Welsh church and two universities, one in the north, another in the south. He also wanted a return to the traditional laws of Hywel Dda, an ancient Monarch and good leader of the Welsh people.

In 1408 and 1409 Harlech Castle came under siege by Harry of Monmouth, who later became King Henry V. This time extensive cannon fire was used in the sieges and other contemporary weapons were brought into play also. The cannon balls seen within the castle are thought to remain from those assaults. The dream of establishing a separate Welsh principality had been like a fire whose last embers were dying. Glyndwr’s wife Margaret, two of his daughters and three granddaughters were captured and taken to the Tower of London, where they all died before 1415. Owain retreated to the hills in his heartland. He became a hunted guerilla. He was last seen by his enemies in 1412, when he captured and ransomed a leading supporter of King Henry’s. Rumors persisted until 1414 that some of his followers still were in communication with him. Enormous rewards were offered for his capture. Interestingly enough he was never betrayed. Although other rebel leaders were captured and pardoned, he was never captured nor tempted by royal pardons. His final years, the place of his death and his burial remained a mystery.

The spirit of rebellion that had been rekindled, burnt fiercely, but not always brightly, before the flames were finally smothered by the English fourteen years later.

Who was Owain Glyndwr? It became obvious he was a historic figure, who is highly revered throughout the country to this day in fact he is considered a national figure on a par with the famous King Arthur. The year 2000 was the 600th anniversary of the Glyndwr uprising. He was immortalized in England by Shakespeare as Owen Glendower, the English translation of his name. He was voted 23rd in a poll of the 100 Greatest Britons in 2002.

As for Harlech Castle, it has had a somewhat varied history. It was an English stronghold for the King’s garrison, then the bastion of power for a Welsh rebel leader, and the seat of the Welsh government, under the last native Welsh Prince of Wales. It survived five sieges, and was retaken by the English. Harlech was deserted, then was regarrisoned. It became the site of a pivotal battle in the War of the Roses where the garrison withstood a siege by, reportedly, 7,000 to 10,000 men for nearly a month. It had a well-loved and rousing Welsh march written in tribute to the brave soldiers who defended it, The Men of Harlech. Now it is a World Heritage Site inscribed as a ‘heritage site of outstanding universal value.’ I might also add that it is well worth a visit, not only for the castle but also to enjoy the fabulous view from its ramparts.

View of the valley, bay and mountains beyond Harlech Castle in March

My flirtation with the story of Owain Glyndwr did not end in Wales, but rather in the small English border village of Welshampton. An interesting post script to this story came at the end of my tour through Wales, when I visited that English village. While there I discovered there is speculation that Owain Glyndwr was secretly buried under a yew tree at a place once known as Plas Beddowe(n), the historic name for one of the old farms in the area. Much research through ancient records in the vicinity, has given some valuable clues to this theory.

It is believed that Owain lived his final years with one of his daughter’s families (the husbands of either Alys or Catrin,) probably dying in 1415 or 1416. Strangely enough, both lived in England. The more probable home is thought to have been that of Alys, who had secretly married Sir John Scudmore, who had been appointed the King’s Sheriff of Herefordshire. Who would suspect the King’s sheriff would be harbouring the most wanted man in all the land? The Scudmore home was in Monnington Straddel, in west Herefordshire. It is also suspected that family members were hiding Owain’s eldest son, Meredudd. The last record of an offer for a royal pardon to Owain was in July 1415. An offer was made to Meredudd, with no mention of Owain Glyndwr, in February 1416. Meredudd had been with his father right from the start of the uprising in 1400. He may have been with his father right until Owain’s death.

Bank Farm is circled in blue, the Stocks is circled in red to the left of Bank Farm. Near the bottom of the map is Welshampton. Circled in red near the right border is Bettisfield Park where Hanmers currently live.

The Chronicle of Adam of Usk, a contemporary and supporter of Owain Glyndwr, also a lawyer and monk, had this to say:

“After four years in hiding, from the king and the realm, Owen Glendower died, and was buried by his followers in the darkness of night. His grave was discovered by his enemies, however, so he had to be re-buried, though it is impossible to discover where he was laid.” This entry was made in 1415, so it is probable that Owain Glyndwr died during or after September 1415.

Obviously, if he was buried at the home of one of his immediate family and that site was found, then the next burial would have to have been either on property owned by close, but extended members of his family circle and/or very loyal and trusted followers. There were three Hanmer brothers, all brothers of Owain’s wife Margaret. The third brother, John had been appointed as one of Owain’s ambassadors to the King of France. He was captured in 1405 and paid the largest fine of the entire war for his freedom. This information certainly puts the Hanmer brothers at the top of his list of loyal and trusted supporters and members of the close family circle. Another member of the extended family of Owain Glyndwr was John Kynaston of Stocks in Welshampton, uncle of Margaret and the Hanmer brothers. He was known to have taken part in the revolt of 1400. There is a record of his having to obtain a royal pardon for later involvement with the rebellion too. After the revolt was put down, the estates of Gruffudd and Philip Hanmer were confiscated. John Hanmer and John Kynaston both recovered their estates.

An aerial view of Bank Farm, once known as Plas Beddowe
Photo courtesy of James and Beryl Hall.

Stocks, the estate of John Kynaston, was near the high hill known as “Old Hampton”, the site of the ancient village of Hampton. The Kynaston name comes up in old local records prior to 1404. Also beside that hill is a low-land meadow known as Bradenheath. Nearby Bradenheath there is a small hill atop which sits the estate once known as Plas Beddowe. Records show that Plas Beddowe was on an ancient Hanmer estate, home to members of the Hanmer family as least as early as 1404. Until the 1800’s the property was recorded as “Plas Beddowe.” Sometime after that the name was changed to ‘Bank Farm.’ Stocks, the Kynaston estate can be seen from Bank Farm even today. Research into 15th Century records, which still exist, establish ownership of these two properties at least as early as the aforementioned 1404. Here were two ajoining properties owned by two loyal and trusted followers of Owain Glyndwr, both relatives of his family. Family members could come and go without gathering suspicion. Those estates had both remained in the custody of their descendants for centuries after the time of Glyndwr’s death.

The ancient village of Hampton was sited on land now part of Bank Farm and a neighbouring farm, about half way to the current location of Welshampton. It is believed to have moved from the original site as a result of an infection of Plague. At some time over the years the village of Hampton became known as Welshampton. The exact reasons have been lost with time. It could have been because a majority of the residents of Hampton were of Welsh descent and spoke the language, or it could have had some connection to a secret burial. Who can say for certain?

As for the name Plas Beddowe, the Welsh translation would be ‘Beddow’s Mansion.’ How about Plas Beddowe(n)? Would it be much of a stretch to the imagination to consider this might have been a code name for Owain’s grave?

James and Beryl Hall by the Yew tree at Bank Farm Photo by Richard Hall.

I visited Bank Farm with the retired owners of the property, James and Beryl Hall. The Halls, well known members of their community, moved to Bank Farm in 1956. ” Bank Farm,” according to Beryl, “is about 800 yards from the Welsh border today.” Jim remembers a yew tree on the property, and said that it was traditional to plant a yew tree where there was a burial in a churchyard or a burial ground. Yew trees are frequently found in churchyards in the U. K. He thought the original yew tree had been burnt, but that it had been replaced long ago. Although the Halls Sr. no longer live on the property, Jim told me, “I keep the yew tree clipped in the shape of a bird.” He added, “The suspicion may well have been true.” Their son Richard, who now owns Bank Farm, has a nineteenth century map of the property that shows a cross beside the house, “Which,” he said, “would indicate a burial had taken place there.” The site of Owain Glyndwr’s final resting place was never divulged by his descendants. It was a family secret for almost 600 years. After all those years, has the solution to the mystery of his burial been discovered? Owain Glyndwr may lie on an English hilltop, looking out over his beloved Wales.

Harlech is under the care of Cadw, which is a Welsh word meaning ‘to keep’ or ‘to protect.’


History in stone

That vast range of castles suggests just how profoundly the fortresses reflect Wales’ tumultuous, always shifting history. Take Chepstow Castle, which crowns a cliff overlooking the River Wye. The 11th-century stronghold started life as one of the first Norman command posts constructed by William FitzOsbern, a close ally of William the Conqueror. But it was its subsequent commander, William Marshall, who turned the homely castle into a formidable Norman fortress, building the first twin-towered gatehouse in Britain.

The castle did double duty. It also served as the repository for the gold and silver collected by Marshall. Chepstow’s most striking attraction is its massive timber doors—the oldest in Europe—which were originally sheathed in iron plates to both repel invaders and keep Marshall’s plundered treasures safe.

Carreg Cennen in south Wales stands on a lofty rocky crag and offers another regional history lesson. “The castle’s Lord Rhys,” says Roberts, “enjoyed a long and successful reign as a prince, expanding his territory across southwest Wales and gaining the respect of his contemporaries, including Henry II. But his later life was beset with family strife as his sons vied for supremacy and he actually ended up imprisoned by them”—suggesting the choppy fortunes of even the most astute warrior prince.

Castell y Bere, atop a remote outcrop in a Snowdownia valley, is a prime example of a Welsh castle constructed by a native Welsh prince, the formidable Llywelyn the Great. Although the native princes couldn’t command the architectural resources and craftsmen readily available to the English king, the 13th-century fortress, built to protect Llywelyn’s southern frontier, stood strong.

“In spite of additions made by Edward I after he captured the stronghold in 1283, the castle is fundamentally a Welsh princely castle,” says historian Bill Zajac, “and it displays a number of characteristic features, including two D-shaped towers.” While the Anglo-Norman knights designed their fortresses as a treasure house for their collected loot, Llywelyn was more concerned with guarding his cattle range, which symbolized real medieval currency for the native aristocracy.

If Castell y Bere represents a classic Welsh fortress, Castillo de Conwy is the stellar example of the much more opulent castles erected by King Edward. The king offered master mason James of Saint George a hefty budget to erect a circle of high towers, curtain walls, a monumental central hall, and massive battlements.

“It’s one of the most complete medieval town circuits in the world,” Roberts notes, allowing for a view of Snowdonia’s jagged mountains and the still largely medieval town of Conwy below.” Despite spending an enormous amount of money on the castle and town walls, Edward I only managed to stay there once: When the local Welsh rebelled in 1284, he passed a very sad and boozy Christmas in the castle, comforted by a single barrel of wine.


Ver el vídeo: CASTILLO FORTALEZA EN LA ISLA DE VIR #CROACIA, Kastelina Castle, Drone Dji Mavic Mini (Noviembre 2021).